Gracias por registrarte !

Accede a tus temas favoritos en un feed personalizado mientras estás en movimiento. descarga la aplicación

Alemania respondió a una afirmación del ex primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, de que el país quería que Ucrania se «doblara» tan pronto como Rusia invadiera.

Johnson describió lo que dijo que eran las actitudes de varios países, incluidos Francia y Alemania, antes de la invasión.

Él dijo : «Te diré algo terrible. La opinión alemana en un momento fue que si iba a suceder, lo que sería un desastre, entonces sería mejor que todo terminara rápidamente, y para Ucrania a plegarse».

Dijo que había «todo tipo de razones económicas sólidas» para adoptar ese punto de vista.

El miércoles, Steffen Hebestreit, portavoz del gobierno alemán, lo calificó de «tontería total» en una conferencia de prensa.

“Sabemos que el muy entretenido ex primer ministro siempre tiene su propia relación con la verdad, también en este caso aquí”, dijo, según la traducción de The Guardian. Johnson fue destituido de su cargo a principios de este año luego de múltiples escándalos, incluidas acusaciones de haber engañado al parlamento.

Hebestreit señaló el apoyo militar de Alemania a Ucrania como prueba de que no quería que perdiera.

Sin embargo, Alemania fue notablemente más lenta que otros países occidentales para ayudar, lo que provocó críticas internas y del gobierno ucraniano.

Antes de que comenzara la invasión, Alemania se negó a unirse a los esfuerzos de naciones como EE. UU. y el Reino Unido para enviar armamento a Ucrania, y los ucranianos la ridiculizaron por ofrecer en su lugar un envío de 5.000 cascos.

En las primeras semanas de la invasión, el entonces embajador de Ucrania en Alemania, Andrij Melnyk, tuiteó con frustración que los pedidos de asistencia militar alemana de su país fueron recibidos con «simple burla».

A partir del 15 de noviembre, el gobierno alemán dice que ha proporcionado a Ucrania $ 1.7 mil millones en asistencia militar, en comparación con unos $ 2.8 mil millones del Reino Unido y cerca de $ 20 mil millones de los EE. UU. que es, con mucho, el mayor respaldo militar de Ucrania.

En una conferencia de prensa el miércoles, el canciller alemán Olaf Scholz condenó los ataques indiscriminados del presidente Vladimir Putin contra la infraestructura civil ucraniana, informó Deutsche Welle. Rusia «ya no puede ganar en el campo de batalla, eso parece claro», dijo, según el medio.

Johnson también habló sobre Francia y dijo : «No tengan ninguna duda de que los franceses lo negaron hasta el último momento».

Esa evaluación pareció confirmarse con la expulsión, en marzo, del entonces jefe de inteligencia francés Eric Vidaud por no haber anticipado la invasión de Rusia, como informó la BBC en ese momento.

A pesar de estar asediado políticamente a nivel nacional durante el conflicto de Ucrania, Johnson desarrolló estrechos vínculos con el presidente Volodymyr Zelenskyy antes de que dimitiera y fuera ampliamente celebrado en Ucrania.

En última instancia.

“Lo que sucedió fue que todos, alemanes, franceses, italianos, todos, Joe Biden, vieron que simplemente no había opción”, dijo al medio. «Porque no pudiste negociar con este tipo. Ese es el punto clave».