Este último posee el 7,26% del capital y el 11% de los derechos de voto del grupo Lagardère, pero sobre todo la casi totalidad del capital de Arjil Commanditée-Arco, socio colectivo del grupo editorial y de distribución especializada.

Groupe Arnault y Arnaud Lagardère actuarán ahora de forma concertada frente al grupo Lagardère, del que juntos ostentan el 12,77% del capital y el 15,19% de los derechos de voto.

El jefe de la marca de lujo número uno del mundo da así un fuerte apoyo a Arnaud Lagardère en el conflicto abierto entre él y Vivendi, liderada por el empresario Vincent Bolloré, y Amber.

Vivendi y Amber, que poseen respectivamente el 23,5% y el 20% del capital, firmaron un pacto de accionistas el mes pasado solicitando cuatro puestos en el consejo de supervisión.

En un intento por ganar su caso, iniciaron acciones legales a principios de septiembre para exigir la convocatoria de una junta general, rechazada por Arnaud Lagardère. El Tribunal Comercial de París anunció el jueves que emitiría su decisión el 14 de octubre.

Retrocedido hasta ahora en esta confrontación en torno a la gestión y la estructura de Lagardère, Qatar, el tercer mayor accionista del grupo con el 13% del capital, pidió a su vez el martes por la noche estar representado en el consejo de supervisión.