dijo un funcionario el lunes, lo que se suma a los reveses en los esfuerzos para reducir las emisiones de carbono que provocan el cambio climático de la mayor fuente mundial.

China es un gran inversor en energía eólica y solar, pero los nerviosos líderes del Partido Comunista pidieron más energía a base de carbón después de que el crecimiento económico se desplomó el año pasado y la escasez provocó apagones. Eso provocó advertencias de que las emisiones de carbono aumentarán más rápido hasta 2030, cuando el gobierno dice que deberían alcanzar su punto máximo.

El partido gobernante apunta a que la producción anual de carbón aumente a 4.600 millones de toneladas en 2025, dijo Ren Jingdong, subdirector de la Administración Nacional de Energía del Gabinete, en una conferencia de prensa celebrada durante un congreso del partido gobernante. Eso sería un aumento del 12% con respecto a los 4.100 millones de toneladas del año pasado.

Garantizar un suministro de energía adecuado es especialmente delicado después de que el crecimiento económico cayó al 2,2% respecto al año anterior en los primeros seis meses de este año, menos de la mitad del objetivo oficial del 5,5%. El partido gobernante pidió anteriormente que la producción de este año aumente en 300 millones de toneladas, o alrededor del 7% de la producción del año pasado.

Los desafíos de depender de fuentes renovables se destacaron por un verano seco que dejó los embalses en el suroeste de China demasiado bajos para generar energía hidroeléctrica. Eso forzó cortes de energía en la provincia de Sichuan y en la ciudad principal de Chongqing.

Beijing “dará pleno juego al ‘papel de lastre’ del carbón y al papel regulador básico de la energía del carbón”, dijo Ren. Dijo que el país “mejorará vigorosamente la exploración y el desarrollo de petróleo y gas”.

Ren dijo que los funcionarios están tratando de garantizar que China cumpla con los objetivos en el último plan de desarrollo de cinco años del partido gobernante para que las fuentes de combustibles no fósiles suministren el 20% de la energía para 2025 y el 25% para 2030. Dijo que eso incluye energía eólica, solar, hidroeléctrica, nuclear y geotermia.

China “construirá integralmente un sistema de suministro de energía limpia”, dijo Ren.

Otro funcionario, Zhao Chenxin, subdirector de la agencia de planificación del Gabinete, la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma, dijo que los planes incluyen la construcción de 450 millones de kilovatios de “bases solares y eólicas a gran escala” en el desierto de Gobi, en el norte de China.

Aún así, se espera que el carbón suministre el 60% de su energía en un futuro próximo.

Las autoridades dicen que están reduciendo las emisiones de carbono por unidad de producción económica. El gobierno informó una reducción del 3,8% el año pasado, una mejora con respecto al aumento del 1% de 2020, pero inferior al recorte del 5,1% en 2017.

El uso total de energía del año pasado aumentó un 5,2% con respecto a 2020 después de que una reactivación de la demanda mundial de exportaciones chinas impulsara un auge manufacturero, según la Oficina Nacional de Estadísticas.