Investigadores de la Universidad de Gotemburgo han identificado un mecanismo previamente desconocido que controla el crecimiento tumoral en células cultivadas y ratones. Este descubrimiento puede potencialmente permitir el desarrollo futuro de nuevos medicamentos contra una variedad de enfermedades cancerosas.

En un artículo de investigación publicado en la revista Nature Communications, los científicos de Gotemburgo han descrito su descubrimiento. Se trata de una proteína que se une al material genético y, como muestran ahora los investigadores, también controla las propiedades que regulan el desarrollo del tumor.

La proteína, conocida como HnRNPK, se une al ARN mensajero (ARNm), que codifican los dos genes IER3 y IER3-AS1. Estos genes son muy activos en varias formas de cáncer. Al unirse al ARNm de estos genes, la HnRNPK evita que se forme ARN de doble cadena entre ellos y los mantiene separados.

Cambios en el crecimiento tumoral

«Mantener el ARN de estos dos genes por separado promueve el crecimiento de tumores que dependen de factores de crecimiento. Sin la proteína HnRNPK, las propiedades que promueven el crecimiento tumoral se neutralizan, allanando el camino para el desarrollo de fármacos que bloquean el HnRNPK», dice Chandrasekhar Kanduri, profesor de Genética Médica en la Academia Sahlgrenska de la Universidad de Gotemburgo, quien es uno de los líderes de investigación detrás del estudio.

El estudio también muestra que, de manera similar, la proteína HnRNPK se une al ARNm de varios otros genes, evitando la formación de ARN de doble cadena.

El descubrimiento ofrece la posibilidad de influir indirectamente en el factor de crecimiento FGF-2, que es bien conocido por ser clave tanto para el proceso por el cual las células madre maduran en varios tipos de células como para el desarrollo embrionario temprano.

Menos efectos secundarios

Meena Kanduri, profesora asociada (docente) de medicina molecular en la Academia Sahlgrenska, es la autora correspondiente del artículo.

«Dada la función crucial del FGF-2 en el desarrollo humano normal, el uso de medicamentos que se dirijan directamente al factor de crecimiento tendría demasiados efectos secundarios. El mecanismo que hemos identificado ahora es parte de la misma cadena de señalización, pero más adelante. Entonces, el mecanismo tiene el potencial de convertirse en una opción de tratamiento del cáncer más atractiva, con menos efectos secundarios», dice.

Se necesita más investigación para verificar la transferibilidad del hallazgo de cultivos celulares y estudios en ratones a humanos. En la próxima etapa, el grupo planea realizar estudios extensos para examinar con más detalle cómo el par de genes regulados por FGF-2 gobiernan el entorno de crecimiento de los tumores.