El plan de Rusia para reemplazar a sus clientes de gas natural en Europa exportando más a clientes en Asia llevará años, según Faith Birol, directora ejecutiva de la Agencia Internacional de Energía.

En una entrevista con el Financial Times, dijo : «No estás vendiendo cebollas en el mercado. Tienes que construir oleoductos, infraestructura, logística. Esto llevará al menos 10 años».

Birol agregó que Rusia tendrá problemas para mantener su producción de energía ya que las sanciones bloquean la tecnología y el capital occidentales que se requieren para reparar los campos de petróleo y gas.

Si bien los recortes del Kremlin a los flujos de gas a Europa han provocado una crisis energética en toda regla para el continente, dijo que Rusia «ya ha perdido la batalla energética» contra Europa, que está buscando proveedores alternativos.

«Rusia ha perdido un buen cliente, y para siempre. Este cliente pagó el dinero a tiempo y no creó ningún problema político», dijo Birol.

Pero la crisis energética de Europa podría amenazar la unidad entre los miembros de la UE, advirtió, y dijo que temía «un escenario del salvaje oeste» en el que los países restringen el comercio o dejan de cooperar para asegurar sus propios suministros para el invierno.

«Las implicaciones serán muy malas para la energía, muy malas para la economía, pero extremadamente malas políticamente», dijo Birol al FT al margen del Foro de Acción de Energía Limpia Global en Pittsburgh. «Si Europa falla en esta prueba energética, puede ir más allá de las implicaciones energéticas».