La búsqueda de vida extraterrestre se volvió más interesante cuando un equipo de científicos, incluido el Dr. Christopher Glein del Instituto de Investigación del Suroeste, descubrió nuevas evidencias de un componente clave para la vida en el océano subterráneo de la luna Encelado de Saturno. Nuevos modelos indican que el océano de Encelado debería ser relativamente rico en fósforo disuelto, un ingrediente esencial para la vida.

«Encelado es uno de los principales objetivos en la búsqueda de vida por parte de la humanidad en nuestro sistema solar», dijo Glein, un destacado experto en oceanografía extraterrestre. Es coautor de un artículo en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) que describe esta investigación. «En los años transcurridos desde que la nave espacial Cassini de la NASA visitó el sistema de Saturno, nos han sorprendido repetidamente los descubrimientos que han sido posibles gracias a los datos recopilados».

La nave espacial Cassini descubrió el agua líquida del subsuelo de Encelado y analizó muestras a medida que columnas de granos de hielo y vapor de agua brotaban al espacio desde las grietas en la superficie helada de la luna.

«Lo que hemos aprendido es que la pluma contiene casi todos los requisitos básicos de la vida tal como la conocemos», dijo Glein. «Si bien el elemento bioesencial fósforo aún no se ha identificado directamente, nuestro equipo descubrió evidencia de su disponibilidad en el océano debajo de la corteza helada de la luna».

Uno de los descubrimientos más profundos de la ciencia planetaria en los últimos 25 años es que los mundos con océanos debajo de una capa superficial de hielo son comunes en nuestro sistema solar. Dichos mundos incluyen los satélites helados de los planetas gigantes, como Europa, Titán y Encelado, así como cuerpos más distantes como Plutón. Los mundos como la Tierra con océanos superficiales deben residir dentro de un rango estrecho de distancias de sus estrellas anfitrionas para mantener las temperaturas que sustentan el agua líquida superficial. Los mundos oceánicos de agua interior, sin embargo, pueden ocurrir en un rango de distancias mucho más amplio, ampliando enormemente la cantidad de mundos habitables que probablemente existan en toda la galaxia.

«La búsqueda de habitabilidad extraterrestre en el sistema solar ha cambiado de enfoque, ya que ahora buscamos los componentes básicos para la vida, incluidas las moléculas orgánicas, el amoníaco, los compuestos que contienen azufre y la energía química necesaria para sustentar la vida», dijo Glein. «El fósforo presenta un caso interesante porque trabajos anteriores sugirieron que podría ser escaso en el océano de Encelado, lo que atenuaría las perspectivas de vida».

El fósforo en forma de fosfatos es vital para toda la vida en la Tierra. Es esencial para la creación de ADN y ARN, moléculas portadoras de energía, membranas celulares, huesos y dientes en personas y animales, e incluso el microbioma marino del plancton.

Los miembros del equipo realizaron modelos termodinámicos y cinéticos que simulan la geoquímica del fósforo en función de los conocimientos de Cassini sobre el sistema del lecho marino en Encelado. En el curso de su investigación, desarrollaron el modelo geoquímico más detallado hasta la fecha de cómo los minerales del fondo marino se disuelven en el océano de Encelado y predijeron que los minerales de fosfato serían inusualmente solubles allí.

«La geoquímica subyacente tiene una elegante simplicidad que hace que la presencia de fósforo disuelto sea inevitable, alcanzando niveles cercanos o incluso más altos que los del agua de mar de la Tierra moderna», dijo Glein. «Lo que esto significa para la astrobiología es que podemos estar más seguros que antes de que el océano de Encelado es habitable».

Según Glein, el siguiente paso está claro : «Necesitamos volver a Encelado para ver si un océano habitable está realmente habitado».