Riad Salamé, de 72 años, ha negado haber actuado mal y ha denunciado que las investigaciones forman parte de una campaña para convertirlo en el chivo expiatorio del colapso financiero del Líbano en 2019.

Un portavoz de Eurojust, el organismo contra el crimen organizado de la UE que coordinó las investigaciones sobre los activos de Riad Salamé, no estuvo disponible de inmediato para hacer comentarios.

Eurojust anunció en marzo la incautación de aproximadamente 120 millones de euros de activos de origen libanés en Francia, Alemania, Luxemburgo, Mónaco y Bélgica.

Los fiscales alemanes dijeron que estaban investigando la posibilidad de que algunos de los fondos identificados por las autoridades suizas se usaran para adquirir bienes raíces, incluso en Munich.

Por su parte, los fiscales franceses intentan determinar si los hermanos Salamé utilizaron parte de estos fondos para adquirir bienes raíces en Francia, incluida parte de un edificio en los Campos Elíseos, según personas familiarizadas con el caso.

En noviembre de 2021, los tribunales de Luxemburgo confirmaron que habían abierto una investigación penal sobre Riad Salamé, pero se negaron a dar más detalles.