Poderosos partidarios del presidente ruso, Vladimir Putin, criticaron la retirada de los militares de una ciudad en Ucrania el sábado, un día después de que el presidente afirmara haber anexado la región.

Putin firmó el viernes decretos en los que afirma que cuatro regiones de Ucrania ahora forman parte de Rusia, en un movimiento que fue ampliamente rechazado por Occidente como ilegal e inválido. Sin embargo, un día después, las tropas ucranianas ingresaron a la ciudad de Lyman, lo que obligó a las tropas rusas a retirarse de un área que Putin acaba de declarar parte de Rusia. Lyman se encuentra en la región de Donetsk, que Putin afirmó anexar.

En una publicación en Telegram, Ramzan Kadyrov, líder de Chechenia y aliado de Putin, dijo que el liderazgo militar ruso había «encubierto» a un general «incompetente» que debería ser «enviado al frente para lavar su vergüenza con sangre», según a la traducción del New York Times.

Otro partidario destacado y confidente cercano de Putin, el oligarca Yevgeny Prigozhin, se hizo eco de esos sentimientos en un comunicado. Refiriéndose a los generales militares de Rusia, dijo : «Envíen todos estos pedazos de basura descalzos con ametralladoras directamente al frente», informó The Times.

El ministro de Defensa ruso, Sergei K. Shoigu, ha sido objeto de críticas recientemente y ha sido acusado de fallas militares, especialmente después de las exitosas contraofensivas de Ucrania en septiembre. Tras los avances de Ucrania, Putin intensificó la guerra movilizando tropas, lo que también provocó quejas e incluso protestas en Rusia.

Putin también parece estar en terreno incierto con socios internacionales clave, incluidos China e India. En una votación del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para condenar la anexión «ilegal» de Ucrania por parte de Putin el viernes, ambos países se abstuvieron de votar.

Rusia fue el único voto con veto.