Uno de cada cuatro atletas olímpicos retirados informó un diagnóstico de osteoartritis, la forma de artritis que causa cambios en la articulación y puede provocar molestias, dolor y discapacidad, encontró la investigación.

Los deportistas retirados de élite que habían sufrido una lesión relacionada con el deporte tenían una mayor probabilidad de artrosis de rodilla y cadera en comparación con la población general.

Los atletas, que habían competido a nivel olímpico en 57 deportes, incluidos el atletismo, el remo y el esquí, también tenían un mayor riesgo de dolor lumbar en general y osteoartritis del hombro después de una lesión en el hombro.

Los investigadores esperan que los hallazgos ayuden a desarrollar nuevos enfoques en la prevención de lesiones para el beneficio de los atletas ahora y en la jubilación.

El estudio, dirigido por un investigador de la Universidad de Edimburgo, es la encuesta internacional más grande de su tipo y la primera en observar las consecuencias de la osteoartritis y el dolor en diferentes articulaciones de atletas de élite retirados en diferentes deportes olímpicos de verano e invierno.

Los investigadores interrogaron a 3.357 atletas olímpicos retirados de alrededor de 45 años sobre las lesiones y la salud de sus huesos, articulaciones, músculos y columna vertebral. También se les preguntó si actualmente experimentaban dolor en las articulaciones y si tenían un diagnóstico de osteoartritis.

A modo de comparación, 1.735 personas de alrededor de 41 años de la población general completaron la misma encuesta.

Los investigadores utilizaron modelos estadísticos para comparar la prevalencia de la osteoartritis y el dolor en la columna vertebral, las extremidades superiores y las extremidades inferiores en deportistas olímpicos retirados con la población general.

El equipo consideró factores que podrían influir en el riesgo de dolor y osteoartritis, como lesiones, lesiones recurrentes, edad, sexo y obesidad.

Descubrieron que la rodilla, la columna lumbar y el hombro eran las áreas más propensas a las lesiones para los atletas olímpicos. Estos también se encontraban entre los lugares más comunes para la osteoartritis y el dolor.

Después de una lesión en una articulación, los atletas olímpicos eran más propensos a desarrollar osteoartritis que alguien que sufriera una lesión similar en la población general, encontró la investigación.

Los deportistas también tenían un mayor riesgo de dolor en el hombro, la rodilla, la cadera y el tobillo y en la parte superior e inferior de la columna después de una lesión, aunque esto no difería de la población general.

La Dra. Debbie Palmer, de la Escuela de Educación y Deporte Moray House de la Universidad de Edimburgo, dijo : «El deporte de alto rendimiento se asocia con un mayor riesgo de lesiones relacionadas con el deporte y hay evidencia emergente que sugiere que los atletas de élite retirados tienen altas tasas de lesiones postraumáticas». osteoartritis.

«Este estudio proporciona nueva evidencia de factores específicos asociados con el dolor y la osteoartritis en atletas de élite retirados en la rodilla, la cadera, el tobillo, la columna lumbar y cervical y el hombro, e identifica diferencias en su aparición que son específicas de los atletas olímpicos».

Los investigadores dicen que el estudio puede ayudar a las personas a tomar decisiones sobre la recuperación y rehabilitación de lesiones para prevenir recurrencias y para informar estrategias de prevención para reducir el riesgo y la progresión del dolor y la OA en la jubilación.