Las batallas legales internas de Journey se han extendido al territorio de Trump cuando el guitarrista Neal Schon presentó un cese y desistimiento contra su compañero de banda Jonathan Cain para evitar que este último interprete su éxito « Don’t Stop Believin' » en Mar-a-Lago.

En noviembre, Cain interpretó el éxito de la banda de 1981 en un evento en el club de campo de Donald Trump junto a coristas que incluían a Marjorie Taylor Greene, Kimberly Guilfoyle y Kari Lake; El propio Caín es miembro del círculo íntimo de Trump, ya que su esposa Paula White, una teleevangelista, se desempeñó como consejera espiritual de Trump.

Marjorie Taylor Greene, Kimberly Guilfoyle y Kari Lake cantaron « Don’t Stop Believin' » junto con el tecladista de Journey, Jonathan Cain, en un evento reciente con Trump en Mar-a-Lago.

En un esfuerzo por evitar que sucedan momentos virales y vergonzosos similares con la música de Journey, Schon presentó la orden de cese y desistimiento contra su compañero Journeyman, afirmando que el uso de su música en un evento de Trump es de « uso dañino » para su marca. Informes de variedades.

“Aunque el Sr. Cain es libre de expresar sus creencias y asociaciones personales, cuando lo hace en nombre de Journey o para la banda, tal conducta es extremadamente dañina para la marca Journey, ya que polariza a los fanáticos y la difusión de la banda. El viaje no es, y no debería ser, político”, dice la carta de cese y desistimiento.

« Señor. Cain no tiene derecho a usar Journey para fines políticos. Su política debe ser su propio negocio personal. No debería capitalizar la marca Journey para promover su agenda política o religiosa personal en detrimento de la banda”.

Un portavoz de Cain le dijo a Variety sobre la carta : “Schon está frustrado porque sigue perdiendo en los tribunales y ahora afirma falsamente que la canción se ha utilizado en mítines políticos”.

Esa « frustración » en parte se deriva de una letanía de acciones legales autoinfligidas que Journey ha presentado entre ellos y los ex miembros, incluida, más recientemente en octubre, una demanda presentada por Schon que acusó a Cain de negarse a darle acceso a la información estadounidense del grupo. Tarjeta Express y sus registros.

Destacados

“Neal siempre ha tenido acceso a los estados de cuenta de las tarjetas de crédito; lo que le falta, y lo que realmente está buscando, es la capacidad de aumentar sus límites de gasto”, dijo Cain en un comunicado en ese momento.

“Dado que Neal decidió publicar lo que está pasando, puedo decirles que presentaremos la evidencia ante el tribunal que muestra que Neal ha estado bajo una tremenda presión financiera como resultado de su gasto excesivo y su estilo de vida extravagante, lo que lo llevó a correr hacia arriba. enormes cargos personales en la cuenta de la tarjeta de crédito de la banda”.

Esa demanda siguió a una presentada en septiembre por el ex cantante principal Steve Perry, quien emprendió acciones legales contra Schon y Cain para evitar que registraran marcas comerciales federales en los nombres de muchos de los mayores éxitos de la banda. Perry, quien dejó Journey en 1998, afirmó que el trío tenía un acuerdo que requería el consentimiento unánime para cualquier decisión comercial relacionada con las marcas registradas y que él no había autorizado dicho consentimiento.

Tendencias

Volviendo a 2021, Schon y Cain estaban del mismo lado cuando se enfrentaron al bajista Ross Valory y al baterista Steve Smith después de que esos ex miembros supuestamente intentaron financiar su retiro arrebatándose el control del nombre de la banda; en esa demanda se llegó a un “arreglo amistoso”.

Milagrosamente, a pesar de todas las luchas internas, Journey, con Schon y Cain a cuestas, logró lanzar su nuevo álbum Freedom en 2022, su primer LP en 11 años. Los dos compañeros de banda de toda la vida también dejarán de lado sus diferencias cuando la banda se embarque en su Freedom Tour en enero de 2023.