La cámara baja del parlamento de Rusia aprobó una ley que aumenta el tiempo de cárcel para los soldados que desertan de sus puestos o se rinden sin autorización.

La Duma estatal aprobó el proyecto de ley el martes que aumenta el tiempo de cárcel para los soldados que desertan de su unidad de cinco a 10 años. La ley necesita la aprobación de la cámara alta de Rusia conocida como el Consejo de la Federación y la firma del presidente Vladimir Putin, los cuales a menudo se consideran formalidades.

El proyecto de ley fue aprobado apenas un día antes de que Putin anunciara planes para una «movilización parcial» de las fuerzas militares de reserva del país, reclutando a unos 300.000 reservistas,

Parte del proyecto de ley incluye una frase enmendada de que los soldados estatales serán castigados si desertan de su unidad «en el período de movilización o el estado de ley marcial, así como durante la guerra o mientras se desarrollan actividades de conflicto armado y combate», según una traducción de Radio Free Europe/Radio Liberty.

Una versión anterior del proyecto de ley solo hacía referencia a momentos «durante conflictos armados o acciones militares», informó Radio Free Europe.

Otras enmiendas especifican una pena de prisión de hasta 10 años si los soldados se niegan a ir al combate, desobedecen la orden de un comandante o se rinden al enemigo sin autorización.

El proyecto de ley y la movilización parcial presentan otra señal de que Moscú está intensificando su guerra en Ucrania, incluso cuando algunos soldados expresan agotamiento por la invasión de siete meses.

Apenas unos días antes de que las fuerzas ucranianas recuperaran la ciudad de Izium, un grupo de soldados rusos comenzó a redactar cartas que expresaban «agotamiento moral» y solicitaban a sus comandantes que abandonaran sus puestos.

«Me niego a cumplir con mi deber en la operación especial en el territorio de Ucrania debido a la falta de días de vacaciones y al agotamiento moral», escribió un soldado.