Una mujer en el Líbano tomó como rehén a un banco para poder retirar dinero de su propia cuenta de ahorros, informaron varios medios.

Hafez dijo a los medios locales libaneses que necesitaba retirar fondos para pagar el tratamiento contra el cáncer de su hermana. Ella dijo que había visitado al gerente del banco unos días antes del atraco y le rogó al gerente de la sucursal que la dejara retirar fondos. Le dijeron que solo podía retirar $200 al mes,

«Mi hermana se está muriendo frente a mí y nadie quiere ayudarnos. El banco me robó el dinero. No tengo nada que perder», dijo Hafez.

Desde 2019, los bancos del Líbano han impuesto estrictos límites de retiro de moneda extranjera, lo que significa que millones de personas en el país han tenido problemas para acceder a sus ahorros. A medida que la economía del país sigue cayendo, alrededor del 75% de la población se ha sumido en la pobreza, informó AP.

El miércoles, con la ayuda de activistas de Depositors’ Outcry, Hafez dijo que retiró alrededor de $13,000 de los $20,000 que tenía en sus ahorros. Hafez dijo que estaba tan desesperada que estaba considerando vender su riñón para poder pagar el tratamiento de su hermana, informó AP.

AlJazeera informó que un número creciente de ciudadanos se están dirigiendo a los bancos para exigir su dinero. El mismo día que Hafez tomó como rehén a la sucursal del banco BLOM, un hombre armado exigió su dinero en una sucursal de BankMed en la ciudad montañosa de Aley.

Alaa Khorchid, fundadora de Depositors’ Outcry, dijo que la gente ha estado protestando pacíficamente durante años y está harta de no ser escuchada y ahora está «tomando el asunto en sus propias manos».

“Estas personas trabajaron durante décadas, pero no para que los gobernantes construyeran palacios mientras no podían pagar una botella de medicina”, dijo Khorchid. «No hay gobierno, no hay plan de recuperación económica y quedan pocas reservas».