La serie de entrevistas de Rolling Stone Unknown Legends presenta largas conversaciones entre el escritor senior Andy Greene y músicos veteranos que han viajado y grabado junto a íconos durante años, si no décadas. Todos son reconocidos en el negocio, pero algunos son menos conocidos por el público en general. Aquí, estos artistas cuentan sus historias completas, dando una mirada de cerca a la vida en la lista A de la música. Esta edición cuenta con la vocalista de respaldo Tessa Niles.

El 23 de julio de 1983, la vocalista de respaldo de 22 años Tessa Niles subió al escenario con la policía por primera vez cuando comenzaron su gira Synchronicity en el Comiskey Park de Chicago. Niles nunca había tocado para más de 100 personas en pequeños clubes de su Inglaterra natal, y aquí estaba frente a 50.000 fanáticos de la Policía que gritaban.

«Fue absolutamente la cosa más loca», dice Niles. “Fue como el bautismo de fuego. Literalmente, solo una semana antes, estaba jugando en un pub. No puedo exagerar demasiado lo loco que fue escuchar a tanta gente gritando por una banda, que en ese momento estaban en su cenit absoluto. No podían crecer más en ese momento. Fue loco.»

Fue el comienzo de una carrera increíble en la que Niles tuvo la oportunidad de compartir escenario con David Bowie en Live Aid, Eric Clapton en su especial MTV Unplugged y George Harrison durante su gira de 1991 por Japón. También cantó en el estudio éxitos atemporales como «What’s Love Got to Do With It» de Tina Turner y «Come Undone» de Duran Duran, junto con temas de los Rolling Stones, Pet Shop Boys, ABC, Gary Numan, Seal, Tom Jones. y muchos, muchos otros.

Llamamos a Tessa a su casa en Tunbridge Wells, Inglaterra, para saber cómo sucedió todo y qué está haciendo ahora.

¿Cómo va tu cuarentena?

Oh Dios. ¡Estoy tan aburrido ! Incluso estoy considerando hacer un curso de historia del arte en línea. Así de aburrido estoy.

Guau.

¡Lo sé ! Para ser honesto contigo, las cosas podrían ir mucho, mucho peor. Uno tiene que estar agradecido de no estar en la primera línea de estas cosas. Todavía estoy trabajando y haciendo cosas en línea, pero mis amigos están realmente luchando. Simplemente no han tenido trabajo por mucho tiempo y no demasiado en el futuro. Lo siento terriblemente por ellos.

Quiero volver aquí y hablar de tu vida. Dime la música que amabas de niño. ¿Quiénes fueron tus artistas favoritos?

Eso es muy fácil. Me influenció enormemente la colección de música de mi hermano mayor y mi hermana mayor. Creo que cualquiera que tenga hermanos mayores, a través de la ósmosis, desarrolla un amor por la música de sus hermanos. Y entonces Stevie Wonder fue una enorme, enorme influencia. Y los carpinteros. Quizás fue un poco un precursor de lo que me convertiría porque estaba fascinado por sus voces de fondo y armonías. Siempre tuve una fascinación por las voces en capas y cómo se componían.

Luego me interesaron bandas como Chicago y Jackson 5. A mi hermana le encantaba el R&B, así que tenía una influencia de R&B y mucho Tamla. Todo fue muy ecléctico.

¿Qué edad tenías cuando te diste cuenta de que realmente podías cantar e impresionar a la gente con tu voz?

Creo que debí de tener 11 o 12 años. Gané un concurso de talentos de radio. Simplemente hizo clic. “Quizás esto podría ser algo…” Era lo único que realmente amaba. No era académico en absoluto. Gracias a Dios, tomé un camino diferente porque fracasé miserablemente en la escuela. Simplemente sentí que fue un punto de inflexión para mí, ganar esta competencia.

El buen amigo de mi hermano solía trabajar para un estudio de grabación, una situación muy pequeña. Solía ​​ir después de la escuela con mi uniforme escolar y cantar armonías para los artistas locales. Me pagarían unos chelines. Eso me asombró, el hecho de que en realidad podía ganar dinero haciendo algo que amaba. Esas fueron las dos cosas que realmente me hicieron pensar : «Estoy bien en esto».

En su adolescencia, ¿empezó a parecer una carrera viable?

Si. Empecé a hacer más de estas pequeñas sesiones en los estudios. Cuando terminé la escuela a los 16, mis padres, mirando hacia atrás, me apoyaron extraordinariamente. La educación superior no existía mucho a finales de los setenta. No había ninguna expectativa de que fuera a la Universidad. Realmente no tenían ningún conocimiento de la industria de la música, pero fueron un gran apoyo. Esa es la historia a lo largo de mi vida que, por suerte, siempre he estado rodeada de gente muy, muy solidaria.

¿Cuál fue la gran oportunidad que te permitió hacer de esta una carrera para ti?

Eso tendría que ser recibir una llamada para ir a trabajar para la Policía en su gira Synchronicity. Hasta ese momento, había estado trabajando como cantante de pub, de verdad. Yo era parte de una banda de jazz-funk, y hacíamos conciertos para 100 personas un par de veces a la semana. Pensé que era bastante fabuloso ya que estaba haciendo lo que quería hacer. Estaba cantando y me pagaban por ello. Fue simplemente asombroso.

Y luego recibí una llamada preguntándome si podía ir a un estudio de ensayo al día siguiente. No me dijeron para quién era. «Vas a hacer una audición para una banda que va de gira». Eso es todo lo que me dijeron hasta que abrí las puertas de acero del estudio y vi a Sting, Andy Summers y Stewart Copeland parados allí y me di cuenta de que era la policía.

¿Cómo se enteraron de ti?

De hecho, es una historia extraña. En ese momento estaba casada con un productor y arreglista llamado Richard Niles. Era buen amigo de una mujer llamada Marsha Hunt. Ella era el rostro de los sesenta, de alguna manera. Fue utilizada en la portada de Hair para publicitar el musical con un gran afro. Luego pasó a convertirse en una actriz y actriz de éxito. Luego tuvo un hijo con Mick Jagger también.

Ella y mi esposo se conocían muy bien y ella había estado charlando con Sting en un evento social en el que estaban juntos. Ella dijo : «Déjame llamar a esta persona que conozco que podría trabajar para ti». Esa fue mi suerte.

Cuando entra y ve a la policía, ¿está en estado de shock absoluto?

Si. Estaba aterrorizado, número uno. Y también catatónico. Yo estaba como, «Oh, Dios mío, voy a tener que ir y presentarme». No había nadie allí para presentarme. Literalmente entré en esta sala de ensayo con solo ellos tres allí y tuve que encontrar el coraje para, en los últimos compases de “Roxanne”, o lo que sea que estuvieran tocando, presentarme.

Fui muy torpe y me sentí muy avergonzado, pero el resultado fue que Sting dijo : «Escucha, ven a mi casa mañana y vamos a cantar un poco». Eso fue exactamente lo que sucedió. Esa fue mi audición.

Nunca antes habían tenido a nadie en el escenario con ellos. ¿Explicó por qué decidió traer cantantes de fondo?

Si. Me explicaron que Sting tuvo problemas con su voz en el pasado en giras largas. Canta a gran volumen y no usa mucho vibrato. Todo fue un canto completo, masivo y al aire libre. Creo que éramos un poco como una póliza de seguros, por lo que no sentiría la necesidad de cantar todos los coros. Tendría tres cantantes de respaldo allí para llevar el coro por él si no quería cantarlo. Como era, eso nunca sucedió. Cantó todo fantásticamente y a toda velocidad. Pero ese fue el pensamiento original, que se apoyaría en nosotros.

Háblame de los ensayos. Debe haber costado mucho trabajo incorporar a tres personas nuevas a la mezcla.

Si. Debe haber sido realmente extraño para ellos. Como dijiste, hasta ese momento, nunca, nunca habían tenido a nadie más en el escenario con ellos, ni siquiera una sección de metales. Nada. Debe haber sido muy extraño para ellos.

Pero nos dieron muy poca instrucción. Nos dijeron : “Vete. Escuche el catálogo completo «. Tuvimos dos días para hacer eso y luego tuvimos cinco días de ensayo. Entonces comenzó la gira. Fue una locura. Mirar hacia atrás en eso ahora, fue una locura. Completamente demente. Pero lo logramos.

A lo que se acostumbran los vocalistas de fondo es a hacer cosas y llevarlas a cabo con muy poca instrucción. Uno de los puntos fuertes que tenemos es poder hacer eso. Definitivamente fue así en ese concierto.

¿Tuviste que aprender a cantar mientras el público grita y hay tanto ruido en el escenario? Debe haber sido difícil al principio encontrar el camino a través de esa locura.

Era. Realmente era algo que nadie podía enseñar. Era algo que teníamos que averiguar. Para mi detrimento, durante la gira, me costó mucho cantar así todas las noches. Los conciertos no eran todas las noches, pero teníamos que cantar como Sting. Tampoco pudimos cantar con vibrato. Tuvimos que adoptar ese tono intenso y penetrante y, en cierto modo, imitarlo. Eso es difícil para la voz porque el vibrato realmente ayuda a amortiguar, de alguna manera, su voz. Al final de la gira, mi voz se disparó. Sin embargo, creo que el de Sting estuvo bien. Realmente fue una curva de aprendizaje empinada para mí.

¿Te acercaste a tus compañeros cantantes de fondo, Michelle Cobbs y Dolette McDonald, en la gira?

Si. Muy, muy cerca. Fueron un fenómeno para mí porque llegaron un poco más tarde. Los dos cantantes iniciales con los que estuve eran cantantes fantásticos; eran brillantes, pero no apoyaban a los cantantes. Tenían voces bastante únicas y la mezcla no era genial. Simplemente no era su trabajo, para ser justos con ellos. Simplemente no lo era. Y luego entraron Michelle y Dolette y solo eran profesionales experimentados. Dolette había hecho Talking Heads y Michelle había hecho Chic y mucho trabajo. Tuve mucha suerte de poder estar cerca de ellos y aprender de ellos.

Entrar en un mundo de jets privados y hoteles de cuatro estrellas y todo debe haber sido un verdadero viaje.

Tan loco. Era esencialmente lo que imaginabas que era una gira de rock & roll. Como dices, eran jets privados. Y en ese momento, tenían tres limusinas separadas recogiéndolos y llevándolos a lugares porque había tensión y no se estaban llevando muy bien. Claramente querían mantener los viajes al mínimo en masa. Nunca antes había lidiado con algo así. Debo haber lucido como un ciervo atrapado por los faros la mayor parte del tiempo.

Cuando la gira estaba terminando, ¿tuvo la sensación de que podría ser la última gira de la Policía?

Lo sentí antes de ese momento. De hecho, me fui antes del final de la gira. Ahora, mirando hacia atrás, me pregunto : «¿Qué demonios estabas haciendo al dejar una de las giras más importantes de todos los tiempos?» Pero siempre he hecho eso. A menudo salgo de apuros antes del final de algo, tal vez porque sentí que se acercaba el final. No estoy muy seguro. No fue ninguna experiencia negativa real que tuve, pero decidí seguir adelante. No sé cómo tuve esa presencia de ánimo.

¿Cómo pasaste de la gira a trabajar en el estudio con artistas de renombre?

Hice un album con una banda llamada ABC. Fueron producidos por Trevor Horn. Esa fue la primera vez que lo conocí y se convirtió en una persona muy influyente en mi carrera. Trabajé para él durante décadas.

Ese álbum fue un gran éxito. Creo que le fue bien en Estados Unidos, pero fue enorme aquí.. Todos querían a la chica que estaba en el álbum de ABC. Así es como solía funcionar. La gente solía mirar los créditos y esa era tu tarjeta de presentación, así que ese fue mi gran lanzamiento.

Háblame de trabajar en Private Dancer de Tina Turner. Ese es un récord tan histórico y sorprendente.

Es un hito. Simplemente fenomenal. Acabo de recibir una llamada para ir a Mayfair Studios. Conocía al escritor y al productor, así que sabía que iba a ser fabuloso. Pero no sabía que era Tina Turner cuando aparecí. Recuerdo muy bien estar sentado en la sala de control y empujar el fader hacia arriba y esta pista hipnótica salió. Simplemente se sintió increíble. Esto fue menos la voz de Tina y se sintió tan sexy. Fue un ritmo. Y luego surgió la voz de Tina y me volví loco. No podía creer lo bueno que era.

El escritor Terry Britten y yo grabamos solo las voces más simples. Fue casi al unísono con Tina, nada del otro mundo. Era solo un poco de sabor, solo un poco de color. No sé si la pista lo necesitaba, pero ciertamente sonaba genial cuando estaba todo mezclado. ¿Y entonces quién iba a saber? ¿Quién sabía que iba a ser el gran éxito de la década? También la plantó firmemente en el mapa ya que estaba regresando. Y eso se convirtió en una tarjeta de presentación para mí desde entonces, de alguna manera.

Trabajé en cuatro álbumes con Tina. Estaba “Simply the Best”, que era el himno que todos tocan; ya sea un evento deportivo o un evento corporativo, lanzan «Simply the Best» porque es solo una de las pistas. Fui muy afortunado de haber grabado sobre eso.

¿Qué se siente cuando escuchas estas canciones que están por toda la radio como «What’s Love Got to Do With It» y escuchas tu voz, pero pocas personas saben realmente que estás en eso? Eso debe ser algo extraño.

Sí, pero se volvió tan normal para mí y tan maravilloso. La gente me dice : “Tuviste éxito como cantante de sesión. ¿Por qué no seguiste una carrera en solitario? » Creo que me di cuenta desde el principio de que era un jugador de equipo. Estaba realmente feliz interpretando ese papel secundario. No tenía ningún deseo real de esforzarme. No creo que esté hecho de esas cosas. ¿Tiene sentido?

Si. Creo que el ego de algunas personas exige ser el centro de atención. Necesitan ser el centro del escenario. Luego están las personas que simplemente no sienten ese impulso.

Cien por cien. Estaba abriendo una ruta para mí y teniendo éxito. No anhelaba nada más. Este era mi concierto. Recuerdo a Lisa Fischer, que es una cantante de sesión fantástica, dijo que cuestiona a cualquiera que diga que no es una carrera digna. He conocido a tantas personas en mi vida que están bajo este malentendido de que es un trabajo menor. «Oh, qué verguenza. No llegaste a ser solista «. Eso no podría estar más lejos de la verdad.

Eres tan importante como el baterista o el guitarrista. Todo es parte de la creación de la canción en general.

Soy consciente de que. Creo que las percepciones de los coristas están un poco sesgadas por alguna razón. Creo que no entienden muy bien lo que hacemos. Siempre digo : “Intenta imaginar el ‘Respect’ de Aretha Franklin sin los coros, sin esa cosa de llamada y respuesta. Realmente los extrañarías «. La gente lo entiende entonces. Porque hay un elemento de glamour, particularmente en la configuración en vivo.. la gente me dice : «¿Estás ahí para el glamour o estás ahí como músico?» Algunas personas no lo entienden.

Háblame del dueto de Bowie / Jagger «Dancing in the Street».

Eso fue una locura. Ese fue un momento loco. Toda esa situación de Live Aid se produjo muy rápido. Fue una de esas cosas como, «Tenemos cinco días para ensayar y luego haremos uno de los conciertos más importantes de todos los tiempos». Pero no sabíamos que sería uno de los conciertos más importantes de todos los tiempos. Pensamos que era un concierto de “caridad”. Todos estábamos dispuestos a hacerlo, y trabajar con Bowie fue un placer ridículo. Estábamos todos tan emocionados de hacerlo.

Luego dijeron : «Vamos a grabar ‘Dancing in the Street’. ¿Vendrías al estudio?» Esto fue uno o dos días antes de Live Aid. Enojado. El momento de todo fue muy emocionante y un poco loco.

Bajé al estudio. Éramos Helena Springs y yo, que era la otra cantante de la canción y grabamos «Dancing in the Street».

Siempre escuché que hicieron toda la canción en un solo día y grabaron el video esa noche.

Si. Fuimos al rodaje porque no estaban muy seguros de si nos iban a utilizar en el video. Al final resultó que, fue como, «Por favor, tenemos dos damas absolutas». No necesitaban a nadie más.

¿Estaban en el estudio cuando dejaste las voces?

No lo fueron. Supongo que estaban haciendo prensa para Live Aid o Dios sabe. Ya habían hecho sus voces. Y eso pasó tanto en mi carrera. Sería posiblemente una de las últimas cosas en salir a la pista. Básicamente, la mayor parte de la pista se grabaría y, muy a menudo, las voces de fondo vienen en una fecha posterior. Un amigo mío solía decir que era como esparcir polvo de hadas sobre las pistas cuando aparecía el vocalista de fondo, ya que les daba un color y sabor muy diferente. Pero sucedió muy a menudo sin que el artista estuviera allí.

Háblame de ensayar para Live Aid. David no había tocado en vivo durante dos años y esta era una banda nueva.

No creo que ninguno de nosotros haya trabajado juntos antes. Quizás Thomas Dolby, quien era el director musical, había trabajado con el bajista. y el baterista. No estoy muy seguro. Pero la mayoría de nosotros no nos conocíamos muy bien, así que tuvimos que aprender muchas canciones porque no sabíamos qué canciones iba a querer hacer Bowie.

Cuando llegó a los ensayos, la sala se iluminó. La única otra experiencia que he tenido de alguien con ese carisma extraordinario que es tangible fue trabajar con Tina Turner. Y ella también tenía esa energía donde ellos entraban y eran como 1,000 bombillas encendidas.

Así que entra y es tan icónico y relajado que duele. Se vuelve hacia mí y me dice : «Entonces, ¿qué canciones crees que debería hacer?» ¡Se vuelve hacia mí ! Fue otro de esos momentos de «pellizcame, estoy soñando». Recuerdo haber dicho : «Mi canción favorita en la escuela era ‘Rebel, Rebel’, así que deberías hacer eso en alguna parte». Él estaba como, “Sí, sí. OKAY.» Fue como, «¡Oh, Dios mío ! »

Consiguió un consenso general de la banda sobre las canciones que les gustaría hacer, pero siempre me gusta pensar que hicimos «Rebel Rebel» por mí. Me llevaré ese crédito.

El día del espectáculo, ¿tuviste la oportunidad de ver jugar a Queen? ¿Dónde estabas?

Bueno, estábamos entre bastidores. Nos estábamos preparando porque seguimos justo después de Queen. De hecho, estábamos en una especie de camión de maquillaje preparándonos. Recuerdo haber escuchado cuando tocaba “Radio Ga Ga” y escuchar la participación de esta multitud. Solo pensé : «Vaya, esto es tan especial».

No puedo imaginarme caminando en el escenario no solo a un estadio de Wembley lleno de aproximadamente 90,000 personas, sino a todo el mundo mirando por televisión.

¡Oh Dios mío ! Literalmente. Incluso en ese momento, no creo que ninguno de nosotros se diera cuenta de lo grande que era. Realmente me trajo a casa cuando vi la película biográfica de Queen porque se abre con Queen caminando a través de esas cortinas de terciopelo rojo detrás del escenario y caminando hacia el escenario. Ese era exactamente mi punto de vista también. Hicimos el mismo paseo. Recuerdo que me sorprendió mucho que el sonido también fuera brillante. ¿Cómo pudo haber sido tan bueno? Nadie tuvo tiempo de hacer una prueba de sonido.

Así que hace las presentaciones de la banda y te llama Theresa.

Si. Ahí estaba eso. Frente a un tercio de la humanidad.

¿Qué estaba pasando por tu mente? En el video, puedo verte reír.

¿Qué puedo hacer? Pensé que era algo divertido. Se las arregló para atrapar a todos, pero cuando llegó a mí ya Helena, nos confundió. Me llamó «Theresa Springs», que es la mitad de su nombre y no del todo mío. No había mucho que pudiera hacer, pero se disculpó profusamente. Dijo : «Lo siento mucho. Por favor perdoname.» No hace falta decir que lo perdoné. Pero eso fue un momento.

Cuéntame cómo terminaste trabajando con Duran Duran en Notorious.

Esa es otra banda con la que tuve el placer de hacer cuatro o cinco álbumes. Eran simplemente geniales por excelencia, la mejor banda de fiesta. Demasiado divertido para estar con él. Recibí una llamada que decía : «Ven a los estudios AIR ; Nilo nos está produciendo «.

Creo recordar que canté en un par de temas, pero “Notorious” fue el que funcionó increíblemente bien como single. Una vez más, no estaba gritando ni gritando. No hubo muchas voces, pero hay un poco al principio en la intro donde hay una inhalación muy aguda y estoy orgulloso de decir que es mío.

Es esa pizca de polvo de hadas que puede hacer una canción.

¡Si ! ¡Tienes tanta razón ! A veces no es lo que la gente imagina. Muchas veces, estás impulsando y reforzando el coro para realmente dar en el clavo. Pero a veces no lo es. A veces es solo una pequeña pizca de polvo de hadas. A veces es un camino mixto. A veces está a la vanguardia. Pueden ser cosas realmente diferentes. No siempre son las verdaderas voces poderosas.

¿Cuáles fueron tus otros grandes trabajos después de la gira de Police?

Pasé mucho tiempo en el estudio y muchos jingles. También solía hacer mucho trabajo de doblaje en ese momento, lo cual me encantaba. Me encanta esa locura de entrar rápidamente, aprender algo y tener que adaptarme. Creo que ser cantante de sesión es como ser actriz, pero estás usando tu voz de cantante más que tu voz hablada. Me encanta eso. Y también estuve mucho en la carretera con Clapton.

¿Cómo empezó eso?

Eso surgió por recomendación de alguien que se convirtió en mi compañero de canto durante los años ochenta. Esa es una dama llamada Katie Kissoon. Ella y yo habíamos trabajado juntos en una sesión y recibió la llamada de Eric diciendo : «Ven y haz las voces en el álbum.. ¿Conoce a alguien a quien pueda traer?

Afortunadamente, ella me recomendó. Bajamos y Phil Collins estaba produciendo junto con Tom Dowd. Ese fue el comienzo de la hermosa amistad. Eso continuó durante 12 años, trabajando con Eric.

¿Cómo condujo el álbum a la gira?

El álbum dio lugar a algunos trabajos televisivos. Luego recibí la llamada para unirme a este loco y ridículo grupo de músicos que… hablan sobre el privilegio de trabajar con gente como Nathan East, Steve Ferrone y Greg Phillinganes. Honestamente, son la Santísima Trinidad.

Clapton básicamente puede seleccionar a cualquier músico del planeta para sus giras.

Si. Tienes tanta razón. Fueron días felices. Realmente fue un momento increíble. Eric estaba en su cenit. Hizo este regreso fenomenal. Creo que a muchos de sus fans del blues puro no siempre les gustó lo que hacía en los ochenta. Pero eran los ochenta y estábamos haciendo un gran pop y rock. Tuvieron que aguantarlo.

Háblame de Eric como líder de banda. ¿Cómo trabajaste con él para descubrir tus partes vocales?

Esa es una muy buena pregunta, ya que me habla de tener que trabajar y hacer cosas sin ninguna instrucción a veces. Lo que pasa con Eric es que probablemente esperaba que lo supieras. Supongo que sintió : «No contrates un perro y ladres tú mismo».

Él simplemente te llevaría a eso. Él confiaba en que estabas en la cima de tu juego y que ibas a hacer lo mejor posible. Por supuesto, comentaría cosas si no estuvieran bien o si quisiera cambios, pero en gran medida lo dejó en sus manos. Es una gran sensación, ya que hay un gran sentido en valorar a las personas y nos sentimos muy valorados.

En una canción como «Wonderful Tonight», hay mucho espacio para que hagas lo tuyo.

Exactamente. Eso fue fabuloso. Le encantan los coros y le encanta el elemento visual que le aportaron. No es un showman como otros artistas. Se trata mucho de la guitarra y eso es genial. Pero le encanta el hecho de que Nathan, Greg y Katie bailaran y se asomaran al escenario. Le encantaba eso.

Dime tus otras canciones favoritas de Clapton para tocar con él.

Nos encantó el tema «Pretending», con el que solía empezar, de hecho. Me encantaba hacer eso. Luego, cuando llegamos al tema de Unplugged, ese fue otro momento maravilloso.

¿Cuál es tu primer recuerdo de escuchar «Tears in Heaven»?

Estábamos ensayando para MTV Unplugged. No habíamos visto a Eric por un tiempo. Básicamente, todavía estaba de duelo. Volvimos todos juntos y nos sentamos en un pequeño círculo en el escenario de ensayo sin casi nadie allí. Dijo : «Escucha, me gustaría hacer estas versiones desglosadas de muchas de mis cosas conocidas. Pero también he escrito algunas melodías nuevas y quiero tocarlas para ti «.

Comenzó a tocar «Tears in Heaven» y otra canción llamada «The Circus Left Town». Lo acabo de perder. Creo que todos lo hicieron en realidad. Todos estábamos tan emocionados. Las emociones de Clapton eran tan crudas y en la superficie todavía. Esta fue claramente una forma de duelo por él. Fue muy emotivo. Creo que todos pensamos colectivamente : «¿Cómo seremos capaces de interpretar estas canciones?» Estaban tan crudos y tan tiernos. Entonces, por supuesto, si Eric pudo hacerlo, nosotros también podríamos. Pero solo recuerdo que fue pura emoción. No estábamos preparados para lo que escuchamos. Eran canciones profunda, profundamente, profundamente personales.

¿Qué tal elaborar el nuevo arreglo de “Layla”?

Muchos de esos arreglos se realizaron con Andy Fairweather Low, quien era su guitarrista de apoyo. Creo que Andy había trabajado mucho en los arreglos. Cuando llegamos a ensayar, los chicos sabían lo que estaban haciendo. Pero todavía se requería una gran cantidad de sensibilidad para poder cambiar lo que era tan conocido y convertirlo en otra cosa, algo singularmente diferente.

Pero fue una experiencia muy orgánica. Creo que nos conocíamos muy bien. Sabíamos cuándo dar un paso adelante y cantar y actuar y cuándo no. Muy a menudo, el gusto que tienen los músicos experimentados es no tocar en determinados puntos. Los espacios son tan importantes como los rellenos, si lo desea.

Ese especial de Clapton Unplugged se convirtió en una sensación, y estabas mucho frente a la cámara. ¿Empezaste a ser reconocido en público?

Realmente no. Todavía era muy parecido a, «hago lo que hago» y me voy a casa y tengo una vida privada. Estaba muy agradecido por eso, ya que las personas que están a la vista del público no pueden hacer eso. No es sencillo. Siempre pensé que tenía lo mejor de ambos mundos.

¿Cómo empezó el capítulo de George Harrison?

Eso se debió a la amistad de Eric con George. George quería hacer algunos conciertos en vivo, pero estaba muy nervioso por actuar. La última vez que hizo algo fue la gira Dark Horse y eso fue muchísimo antes. Realmente tenía algunos malos recuerdos al respecto, uno de los cuales fue que perdió la voz durante la gira.

Eric dijo : «Escucha, ¿por qué no usas mi banda?» Simplemente tenía mucho sentido porque George había ido a verlo tantas veces y conocía a los chicos de la banda. Creo que le resultó muy cómodo y familiar. Y así comenzamos los ensayos, y desde el primer día fue absolutamente fantástico, simplemente brillante.

Además, se hizo evidente desde el principio que Clapton no estaba del todo feliz con la situación. George entró y quería mover un poco a los músicos. No quería que Ferrone estuviera detrás de él. Básicamente quería cambiar las cosas para sus necesidades y creo que a Eric le molestó un poco que esto se estuviera haciendo. Y posiblemente, no lo sé, pero creo que tal vez Eric lo estaba pensando mejor y tenía que ser el acompañante un poco.

¿En qué se diferenciaba George como líder de la banda de Eric?

Oh Dios mío. Eric es muy agradable y muy, muy relajado. Simplemente se siente cómodo consigo mismo y tiene mucha experiencia. Es como caerse de un tronco para él, estar de gira y trabajar con una banda. Fue fácil y cómodo. No fue ninguna conmoción ni emoción. Era una máquina bien engrasada.

Con George, fue mucho más experimental de alguna manera. Son personajes muy diferentes. George vendría y él era el tipo de personaje por excelencia de Peter Pan. Fue muy divertido. Era ese humor maravilloso, seco, al estilo de Liverpool que tenía. Fue generoso de una manera diferente. Daba pequeños obsequios a la gente e hacía un pastel gigante del escenario con todos los jugadores encima. Era peculiar y divertido. Tal vez sea porque esto era algo diferente para él y no lo había hecho durante tantos años. Como que tenía la sensación de que estaba muy nervioso por eso, pero también emocionado.

¿Crees que disfrutó de la gira?

Creo que realmente lo hizo. Creo que se sintió seguro. Creo que se sintió apoyado y cómodo. Además, estábamos en Japón, lo cual se hizo por una razón. Lamentablemente, la gira no fue a ningún otro lugar, lo cual fue un crimen absoluto, ya que habría sido muy bien recibido. Pero creo que quería ir a Japón y hacerlo solo porque no estaba completamente seguro de lo bien que funcionaría y quería probar las aguas. Pero, Dios mío, en Japón es un semidiós.

Tienes que cantar con él en «Something» y «While My Guitar Gently Weeps». Estas son algunas de las mejores canciones de todos los tiempos.

Todos teníamos que pellizcarnos a nosotros mismos y tratar de lucir bien, pero podíamos cantar con un Beatle todos los días. Fue magnífico trabajar con esas armonías. Y George se sentaba con nosotros y nos contaba las partes que solían cantar John y Paul. Pensamos, “¿Qué? ¡Esto es una locura ! » Fue encantador y muy divertido.

Volviendo unos años atrás, ¿puedes hablarme sobre cantar en el álbum Steel Wheels de los Stones?

Eso fue fabuloso. Me arrojaron al estudio. Recuerdo que Mick estaba muy preocupado por lo que estaba pasando en su vida amorosa en ese momento y alguien me decía que estaba saliendo con una supermodelo italiana. , que resultó, creo, ser la exnovia de Eric. Eso fue un poco tenso.

Pero la energía en el estudio fue increíble. Jagger es como un niño. Está bailando y divirtiéndose entre las voces.

Háblame de «Come Undone» de Duran Duran.

¡Estás mencionando cosas tan maravillosas ! Que vino cuando Warren Cuccurullo estaba en la banda. Soy un gran admirador de Warren. Creo que realmente elevó enormemente su sonido. Eran una gran banda, pero Warren tenía habilidades serias. Era un músico serio. Creo que realmente cambió, para mejor, el sonido de Duran. Hacer esa pista fue fantástico. Recuerdo que fue grabado en la casa de Warren, en su estudio. En cierto modo, llevó todo el estudio a su casita del sur de Londres.

Recuerdo que nick y básicamente estaba produciendo la sesión y pidiéndome que saltara a través de varios aros vocales y probara diferentes cosas en el coro y lo intentara de diferentes maneras. Mi idea inicial para la voz femenina fue bastante suave, entrecortada y sexy. Creo que en un momento, Nick dijo : “Escucha, da rienda suelta a la diva. Solo házlo. Sácala y veamos qué tienes «.

Probé todo tipo de cosas diferentes y no me di cuenta de que era una pieza en solitario de alguna manera. Resulta ser algo tan fabuloso para mí ya que a mucha gente le gusta la pista y le gusta la voz.

Estás haciendo más que coros. Básicamente es un dueto contigo y Simon.

A veces, sí.

¿Cómo se sintió escuchar esa canción en todas partes cuando tu voz era tan prominente?

Fue realmente emocionante. Quizás ese fue un punto en el que pensé : «Maldita sea, hubiera sido bueno tener un crédito». Estoy seguro de que probablemente decía «coros T. Niles», pero sentí que era más que el tipo de parte vocal promedio. Podría haber sido bueno. ¿Sabes que? Es lo que es. Cuando eres una voz de alquiler, eres una voz de alquiler.

Fácilmente podría argumentar que debería haber sido «Duran Duran con Tessa Niles».

Creo que sí. Creo que hoy en día no habría dudas al respecto. En aquellos días, tal vez la cosa de «presentar» no se hacía tanto. Ahora sería muy diferente. ¿Pero sabes que? Honestamente, es agua del lomo de un pato. Trabajaba tanto y tenía tantas oportunidades maravillosas que no le di mucha importancia.

Nunca hiciste una gira larga con ellos, ¿verdad?

Nunca hice una gira extensa con ellos, pero probablemente unas pocas semanas a la vez. Hice televisión con ellos e hice Letterman. Abrimos el primer Hard Rock Hotel y fue muy divertido.

Creo que la primera vez que te vi en vivo fue en el concierto de Clapton Crossroads en MSG en 1999. Háblame de tocar con Bob Dylan esa noche.

It’s just another “pinch me” moment in a lifetime made up of them. It wasn’t until I wrote a book that I realized quite what I’d done. When you’re on your path and you’re moving forward, you’re not really overwhelmed by what you’re doing. It’s just what you do. It’s “another day, another artist, another gig.” It was only when I stood back from it and decided to write about all these things that I thought, “Damn. This is something.” It just felt extraordinary. I remember working with Mary J. Blige that night. I was a huge fan of hers and I remember being so intimidated by her. She’s intimidating.

Did you meet Dylan?

I didn’t really interact with him, no. That’s a shame. I think I have the kind of personality where sometimes I’m so busy doing things and maybe in my head a little bit, I forget to understand the importance of something. I remember specifically working with Billy Preston and I’m kicking myself now that I didn’t hang with him or spend more time with him. He’s someone I just think would be extraordinary to be around, learn from, listen to. Sometimes I was just busy being the side person and not pushing myself forward to experience these things in a certain way.

Tell me about the Prince’s Trust charity concert in 2004 where you did “Video Killed the Radio Star” with the Buggles.

That was a heavenly show. Working with Trevor Horn is such a joy in my life. I’ve done so many things with him that I’m proud of vocally. Trevor was the kind of producer that was desperately unimpressed by my bag of tricks. Trevor always wanted me to push the envelope, to do more, to do something crazy, to think out of the box. That’s a fantastically creative way to work. There were so many producers I worked with that knew exactly what they wanted, where they wanted it, how they wanted it. That’s always totally cool. I like to work like that. But with Trevor, it was always an adventure. You never knew where it was going to end up.

Why did things start slowing down for you in the 2000s?

The industry was changing and I had become a mother. I had twin daughters in 1998 and, to be honest, the very last thing I wanted to be doing was leave them behind. And I’d waited a good few years. I was 36. The idea of not being a full-time mother was not in the plan. I felt I had those best years and the industry was really changing so much around me. I decided perhaps it was time to back off a bit.

Then we made the decision as a family to move to South Africa so that I could support my husband’s business, continuing on in a supporting role as mum and wife. But I was really ready for it because I had those wonderful years and I did the things I wanted to do. There was no place I wanted to be other than bringing up the kids.

Doing the book must have been fun.

Huge fun. Piecing it together and doing timelines and figuring out when things happened and forensically going through it was quite the experience. Literally, my life was flashing before my eyes, at times, the good and the bad and some of the ugly. It was the most fantastic thing I’ve ever done. The discipline that was required to sit down and write it was very new for me, but I think I grew having done it. It was the most wonderful experience.

Tell me about your work now.

I wrote a show with a girlfriend called Gina Foster, who is also a session singer. We wanted to kind of, if you like, set the record straight. We wrote a show called Unsung Singers: The Brits Behind The Hits. It’s a revue-type show where we sing a lot of the hits that we’ve been involved with. We talk about the backstory, talk about what the recording sessions were like and I talk about Live Aid and the Police and jingles. There are four singers and we all tell our stories.

We’re also documenting the history of British backing singers. That’s a story that hasn’t really been told. It was told in 20 Feet From Stardom, which was really interesting and it was a bit of a lightbulb moment for me. When I saw that documentary, I was like, “This is amazing ! Finally, background singers are being celebrated.” But I thought, “Where are the Brits? There are loads of us that have been doing it.”

Also, the main difference in what we do in the show and 20 Feet From Stardom is there was a little bit of “Oh, poor me. I could have been a star” element to that movie. That’s probably true. They should have been extraordinary stars, people like Merry Clayton. But ours was much more of a celebration. We are like, “We had the best gig in the world.”