Gracias por registrarte !

Accede a tus temas favoritos en un feed personalizado mientras estás en movimiento. descarga la aplicación

Después de la cumbre de la OTAN de esta semana en Lituania, parece que el presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy y el presidente ruso Vladimir Putin pueden tener algo en común : ambos están descontentos con la relación de Ucrania con la OTAN, aunque por razones muy diferentes.

La cumbre de este año fue fuerte, con las naciones miembros enfocadas principalmente en el apoyo y la ayuda continuos para Ucrania, pero con la hoja de ruta hacia la membresía para el país devastado por la guerra que parece más larga y complicada, no está claro si Zelenskyy se irá satisfecho.

Desde luego, tampoco parecía emocionado el día de su llegada.

El martes, Zelenskyy criticó a Occidente por la falta de « disposición a no invitar a Ucrania a la OTAN ni a convertirla en miembro de la Alianza ».

« Es absurdo y sin precedentes cuando no se establece un marco de tiempo ni para la invitación ni para la membresía de Ucrania. Mientras que al mismo tiempo se agrega una redacción vaga sobre las ‘condiciones’ incluso para invitar a Ucrania », tuiteó, agregando la vacilación de Occidente y la falta de una El cronograma claro dejó una « ventana de oportunidad » para negociar « la membresía de Ucrania en la OTAN en las negociaciones con Rusia ».

“Y para Rusia, esto significa motivación para continuar con su terror”, dijo Zelenskyy.

Es probable que la declaración responda a una redacción vaga en el comunicado anual de la alianza, que vuelve a comprometer el apoyo de la OTAN a Ucrania pero también renuncia a una hoja de ruta o calendario para que Kiev obtenga la membresía.

En cambio, Ucrania está a merced de « cuando los aliados estén de acuerdo y se cumplan las condiciones ».

Ese « cuándo » marca el final de la guerra con Rusia. Admitir a Ucrania en la OTAN mientras continúa la guerra haría que toda la alianza se uniera a la lucha, y mientras Occidente continúa canalizando miles de millones de dólares en ayuda a Kiev y enviando tanques avanzados Abrams y Leopard y misiles Storm Shadow para su tan esperada contraofensiva, un la declaración real de guerra contra Rusia es aparentemente un paso demasiado lejos.

La oposición rusa a que Ucrania se una a la OTAN se remonta a la creación de la alianza

Rusia se ha opuesto durante mucho tiempo a que Ucrania, o cualquier nación de la ex Unión Soviética, se una a la OTAN por temor a que la alianza occidental asfixie a Rusia.

Aunque se hicieron múltiples esfuerzos como el Acta Fundacional OTAN-Rusia y el Consejo OTAN-Rusia para cerrar la brecha, Rusia ha acusado repetidamente a EE. UU. y la OTAN de violar la confianza mutua e inundar el antiguo bloque soviético con su influencia.

En la cumbre de la OTAN en Bucarest en 2008, la tensión llegó a su límite cuando la OTAN anunció sus intenciones de admitir a Georgia y Ucrania; aunque no había una hoja de ruta para la membresía, la sola idea empujó a Putin a trazar una línea en la arena.

“Ningún líder ruso podría quedarse de brazos cruzados frente a los pasos hacia el ingreso de Ucrania en la OTAN. Eso sería un acto hostil hacia Rusia”, le dijo a William J. Burns, ex subsecretario de asuntos políticos de Estados Unidos.

Más allá de la anexión ilegal de Crimea por parte de Rusia en 2014 y de su invasión a gran escala de Ucrania en febrero de 2022, Putin intensificó su retórica contra la membresía de Ucrania en la OTAN.

« ¿Por qué fue necesario convertirnos en un enemigo? » se lamentó, según la traducción de The New York Times de su discurso previo a la invasión. « No querían un país tan grande e independiente como Rusia. En esto radica la respuesta a todas las preguntas ».

« Entendemos claramente que en tal escenario, el grado de amenaza militar para Rusia aumentará cardinalmente, varias veces », dijo Putin, y agregó que Ucrania sigue siendo « no solo un país vecino », sino « una parte integral de nuestra propia historia ». cultura, espacio espiritual. »

Ciertamente, Putin no anticipó que sus planes de invadir rápidamente Ucrania y decapitar a Kiev fracasarían, y después de 500 días de guerra, su ejército parece más débil que nunca y la alianza de la OTAN más fuerte.

Pero Ucrania sigue estando al antojo de Occidente. Y aunque Zelenskyy suavizó sus críticas a los planes de membresía de la alianza al final de la cumbre, la guerra se prolonga y el futuro de Ucrania en la OTAN es turbio.