Los fumadores de mediana edad son mucho más propensos a reportar pérdida de memoria y confusión que los no fumadores, pero el deterioro cognitivo disminuye entre los de 40 y 50 años que han dejado de fumar, incluso recientemente, según un nuevo estudio. Foto de Myriams-Fotos/Pixabay

Dec. 22 (UPI) — Los fumadores de mediana edad son mucho más propensos a reportar pérdida de memoria y confusión que los no fumadores, pero el deterioro cognitivo disminuye entre los de 40 y 50 años que han dejado de fumar, incluso recientemente, según un nuevo estudio.

El estudio dirigido por investigadores de la Universidad Estatal de Ohio en Columbus, fue publicado el jueves en el Journal of Alzheimer’s Disease.

La prevalencia del deterioro cognitivo subjetivo entre los fumadores encuestados para el estudio (determinada preguntando a las personas si habían experimentado un empeoramiento o una pérdida de memoria y/o confusión más frecuentes) era casi 1,9 veces mayor que la de los no fumadores, hallaron los investigadores.

Tal deterioro cognitivo entre las personas que habían dejado de fumar hace menos de 10 años fue 1,5 veces mayor que el de los no fumadores.

Pero las personas que abandonaron el hábito más de una década antes de realizar la encuesta tenían una prevalencia de deterioro cognitivo subjetivo ligeramente superior al grupo de no fumadores.

« Estos hallazgos podrían implicar que el tiempo transcurrido desde que se dejó de fumar es importante, y se podría vincular con los resultados cognitivos », aseguró en un comunicado de prensa Jenna Rajczyk, autora principal del estudio y estudiante de doctorado en la Facultad de Salud Pública del Estado de Ohio.

Los científicos dijeron que su trabajo se basa en investigaciones anteriores que encontraron vínculos entre fumar y la enfermedad de Alzheimer y otras demencias, y se suma a la evidencia de que dejar de fumar es bueno para la salud neurológica, así como para la salud respiratoria y cardiovascular.

« La asociación que vimos fue más significativa en el grupo de edad de 45 a 59 años, lo que sugiere que dejar en esa etapa de la vida puede tener un beneficio para la salud cognitiva », dijo en el comunicado Jeffrey Wing, autor principal del estudio y profesor asistente de epidemiología en el estado de Ohio.

Wing dijo que no se encontró una diferencia similar en el grupo de mayor edad del estudio, lo que podría indicar que dejar de fumar antes ofrece mayores beneficios a las personas.

Los científicos utilizaron datos del Sistema Nacional de Vigilancia de Factores de Riesgo del Comportamiento de 2019 para analizar la relación entre el deterioro cognitivo subjetivo y el tabaquismo, encuestando a participantes de 45 años de edad o más.

De los 136 018 encuestados, aproximadamente el 10 % informó de deterioro cognitivo, principalmente entre los fumadores actuales, seguidos por los exfumadores recientes y los exfumadores que habían fumado bastante años antes, en comparación con los que nunca habían fumado.

Rajczyk dijo que el estudio involucró una herramienta de evaluación simple que podría usarse fácilmente de forma rutinaria entre las personas de edades más jóvenes, antes de que se observe típicamente el deterioro cognitivo.

« No es una batería intensiva de preguntas. Es más un reflejo personal de su estado cognitivo para determinar si siente que no es tan inteligente como antes », dijo.

Sin embargo, Wing dijo que es importante tener en cuenta que estas experiencias autoinformadas no equivalen a un diagnóstico, y no confirman de forma independiente que una persona esté experimentando un deterioro cognitivo más allá de lo que ocurre en el proceso normal de envejecimiento.