Las personas que comienzan a tomar medicamentos poco después de los primeros signos de esclerosis múltiple (EM) pueden tener un menor riesgo de discapacidad más adelante, según un estudio publicado en la edición en línea del 19 de julio de 2023 de Neurology®, la revista médica de la Academia Estadounidense de Neurología.

La EM es una enfermedad en la que el sistema inmunitario del cuerpo ataca la mielina, la sustancia blanca grasosa que aísla y protege los nervios. Los síntomas de la EM pueden incluir fatiga, entumecimiento, hormigueo o dificultad para caminar.

« Cuando se trata del tratamiento de la EM, cuanto antes mejor », dijo el autor del estudio Alvaro Cobo-Calvo, MD, PhD, del Centro de Esclerosis Múltiple de Cataluña y la Universidad Autónoma de Barcelona en España. « Nuestro estudio encontró que comenzar el tratamiento dentro de los seis meses posteriores a los primeros síntomas se asocia con un menor riesgo de discapacidad con el tiempo ».

Para el estudio, los investigadores observaron a 580 personas con un primer episodio de síntomas, como hormigueo, entumecimiento, debilidad muscular o problemas de equilibrio, que recibieron al menos un fármaco modificador de la enfermedad.

Los investigadores dividieron a los participantes en tres grupos: 194 personas que recibieron su primer tratamiento con un medicamento para la EM dentro de los seis meses posteriores al primer episodio de síntomas, 192 personas que recibieron el primer tratamiento entre los seis y los 16 meses, y 194 personas que recibieron el primer tratamiento después de más de 16 meses.

Los investigadores monitorearon los niveles de discapacidad de las personas y los escáneres cerebrales en busca de daños en el cerebro y la médula espinal a causa de la enfermedad durante un promedio de 11 años. Los puntajes de discapacidad variaron de cero a 10, y los puntajes más altos indicaron más discapacidad.

El grupo de tratamiento más temprano tenía un 45 % menos de riesgo de alcanzar una puntuación de discapacidad de tres al final del estudio que los del grupo de tratamiento más reciente. Una puntuación de tres indica que las personas aún pueden caminar sin ayuda pero tienen una discapacidad moderada en una de ocho áreas, como la función motora, la visión o las habilidades de pensamiento, o una discapacidad leve en tres o cuatro áreas. Un total de 42 personas en el grupo de tratamiento más temprano, o el 23 %, alcanzó una puntuación de tres, en comparación con 75 personas, o el 43 %, en el grupo de tratamiento más reciente.

El grupo de tratamiento más temprano también tuvo un riesgo 60 % menor de pasar a la siguiente etapa de la enfermedad, llamada EM progresiva secundaria, que las personas en el grupo de tratamiento más reciente. En esta etapa, la discapacidad empeora constantemente. Un total de 14 personas en el grupo de tratamiento más temprano, o el 7 %, fueron diagnosticadas con EM progresiva secundaria en comparación con 43 personas en el grupo de tratamiento más reciente, o el 23 %.

También encontraron que las personas con el tratamiento más temprano tenían un 50 % más de probabilidades de permanecer estables en el nivel de su enfermedad un año después de su tratamiento inicial que las del grupo de tratamiento más reciente.

« En conjunto, nuestros resultados respaldan la solidez y la eficacia del tratamiento muy temprano para detener la progresión de la discapacidad a largo plazo, y enfatizan que se recomienda la detección y el tratamiento más tempranos », dijo Cobo-Calvo.

Los investigadores también encontraron que las personas del grupo de tratamiento más antiguo tenían una tasa de progresión de la discapacidad más baja y una discapacidad grave más baja en una prueba autoinformada en comparación con las del grupo de tratamiento más reciente.

Una limitación del estudio fue que solo incluyó pacientes de entre 16 y 50 años en el momento de los primeros síntomas, por lo que los resultados no se pudieron aplicar a pacientes mayores de 50 años o con esclerosis múltiple de inicio tardío.

El estudio ha sido financiado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional, el Instituto de Salud Carlos III, la Red Española de Esclerosis Múltiple y la Agencia de Gestión de Ayudas Universitarias y de Investigación de España.